Todo lo puedo en Cristo

Por Tol Burk

 

 
 


    Fue el apóstol Pablo quien escribió: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece"; él sufrió mucho por Cristo.  2 Cor. 11:23-29 nos habla de algunas de las cosas que él sufrió: fue azotado muchas veces, encarcelado varias veces, azotado con varas tres veces, apedreado una vez, sufrió como náufrago tres veces (aparte de la ocasión mencionada en Hech. 27).  Sufrió hambre y sed, desvelos, frío y calor, y aun más él siempre pensaba y cuidaba de las iglesias que había establecido.  Pero cerca del fin de su vida terrenal podía decir sencillamente: "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece".

 

    Hermano, hermana a veces sufrimos como Cristianos hoy en día.  Este hecho no nos debe sorprender porque así dice la Biblia.   "Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;" (2 Tim. 3:12)  Si vivimos como Cristianos, ofenderemos a algunas personas.  En vez de cambiar su vida para seguir a Dios, nos maldicen, burlan de nosotros y nuestra vida buena, echan mentiras de nosotros y hasta a veces nos pegan.  Los malos siempre han perseguido a los buenos.  Los profetas, en vez de recibir honra y gloria por traerles la palabra de Dios, los maltrataron, contradijeron, y hasta mataron a algunos. ¿Cómo trataron al Señor mismo, Dios en carne?  Si a Él crucificaron, ¿Qué harán con nosotros? 

 

    "Pero hermano, no puedo aguantar cuando los mundanos hablan mal de mí y mienten de mí.  Debo defenderme, o mi reputación sufrirá."  ¿Recuerdas como Cristo respondió a las acusaciones de los fariseos?  En vez de responder a los testigos falsos, no dijo nada.  Cualquier persona honesta podía ver que eran falsos-los testimonios de los muchos testigos no se concordaban.  Para los que no eran sinceros, no les importó lo que Cristo dijo.  Y así es hoy en día.   Conozco un hermano bueno, y una amiga de él lo difamaba por todas partes.   El tenía mucha pena por eso y me preguntó, "¿Qué puedo hacer con ella?  ¿Llevarla a la justicia, ponerle una demanda, o . . . ?"  Mi consejo—déjala.  En vez de perder mí tiempo defendiéndome, prefiero vivir de la manera que cuando alguien oye algo malo de mí, si me conocen, responderán, "No lo puedo creer" o si no me conocen, cuando llegaran a conocerme entenderán que lo dicho anteriormente era falso.   Y con el paso del tiempo, así sucedió en este caso.   El tiempo siempre mostrará a los sinceros quién tiene razón y quién es falso.   

 

    "Pero hermano, me enojo tanto al oír estas mentiras y no lo aguanto."  Hermano, todo lo puedo en Cristo.  Pide a Dios ayuda en esta área.  Es difícil aguantarlo, pero con la ayuda de Dios y la práctica sí puedes.  Recuerde de quién seremos juzgados—¿de Dios o los hombre?  En la eternidad, la opinión de los hombres no importa.  Si obedezco a Dios, no me importa nada más. 

 

    "Pero hermano, perturban la obra del Señor con sus mentiras."  Vuelvo a repetir, los que sí buscan la verdad, verán y entenderán quién tiene la verdad y quién tiene una mentira.  Un hermano, durante dos o tres años, no me quiso hablar, saludar, etc. por lo que otros hermanos le dijeron de mí.  Empecé a mandarle literatura (en inglés) y de repente cuando fui a verle me recib bien y hemos trabajado juntos por algunos años.  ¿Por qué?  Porque llegó a conocer la verdad.  A veces me da mucha pena y hasta vergüenza cuando oigo decir que "él es un fanático", pero confío en el Juez Justo.  No puedo controlar lo que otros dicen de mi, pero trato de vivir de la manera que otros entienden que es una mentira, como 1 Ped. 2:12 y 1 Ped. 3:16 enseñan.  También debemos orar al Señor, para que Él resuelva esta problema—Él sí puede "controlar" a otros, yo no.   

 

    Hay un dicho en el oeste de los Estados Unidos que dice, "Dale suficiente cuerda y se ahorca solo" o es decir, cuando una persona echa mentiras—de mí o de cualquier cosa, con el tiempo todo saldrá.  Y las Escrituras están de acuerdo con eso—"todo lo que el hombre sembrare, eso también segará." (Gal. 6:7).  Antes de todo debemos recordar que Dios sí sabe la verdad y seremos juzgados por Él.  Y este juicio será para toda la eternidad.

 

Tol Burk

1025 Rolling Fields Circle

Columbia, TN  38401
(931) 381-1372

 

 
 

Al índice