Las Parábolas de Jesús

Por Mark Copeland
Versión castellana de estos estudios:
Nicolás Hernández
 

 
 


Tomando El Último Lugar (Luc 14:7-11)



INTRODUCCIÓN

1. Hemos visto que Jesús no limitó Su uso de las parábolas sólo para la instrucción de Sus discípulos:
   a. Él las usó con frecuencia en respuesta a aquellos que Lo desafiaron...
      1) Por ejemplo, en "Los Dos Hijos" – Mt 21:28-32
      2) Por ejemplo, en "Los Labradores Malvados" – Mt 21:33-46
      3) Por ejemplo, en "La Fiesta de Bodas" – Mt 22:1-14
   b. Él también las usó en más de una declaración casual...
      1) Como un huésped en la casa fariseos, ver "Los Dos Deudores" – Luc 7:41-43
      2) Contestando a una pregunta de un interprete de la ley, ver "Él Buen Samaritano – Luc 10:25-37
      3) Respondiendo a una solicitud para arreglar una disputa familiar, ver "El Rico Insensato" – Luc 12:13-21
      4) Ofreciendo Su perspectiva sobre una calamidad, ver "La Higuera Estéril" – Luc 13:6-9

2. Fue en una declaración casual que encontramos a Jesús usando una parábola para enseñar una lección importante...
   a. La parábola es encontrada en Luc 14:7-11
   b. Puede ser llamada "Tomar El Último Lugar", e ilustra el valor de la humildad

[Permítanos iniciar con...]

I. ANALIZANDO LA PARÁBOLA

   A. EL ESCENARIO...
1. Jesús había ido a comer a la casa de uno de los gobernantes de los fariseos en sábado – Luc 14:1a
2. Ellos lo habían estado observando de cerca – Luc 14:1b
   a. ¿Tal vez para ver si Él podría sanar a un hombre hidrópico? – ver Luc 14:2
   b. Jesús planteó una pregunta acerca de la legalidad de sanar en sábado – Luc 14:3
      1) A la cual ellos no respondieron – Luc 14:4
      2) A la cual ellos no podrían responder, después que Jesús...
         a) Sanó al hombre – Luc 14:5
         b) Planteó otra pregunta revelando la inconsistencia de ellos – Luc 14:5
3. Jesús también los había estado observando de cerca – Luc 14:7
   a. Él había notado como aquellos invitados estaban seleccionando los mejores sitios para sentarse
      1) Se piensa que el arreglo de los asientos en ese tiempo podría haber involucrado tres mesas en la forma de una "U" plana en el fondo
      2) "La triclinia, o mesa griega, entonces en uso, tenía tres secciones que eran colocadas juntas de tal forma que formaran una U plana al fondo. El espacio encerrado por la mesa no era ocupado. Se dejaba libre para que los sirvientes pudieran entrar y atender los deseos de los huéspedes que se sentaban alrededor del margen exterior de la mesa."                      (McGARVEY)
      3) "El asiento central de cada una de estas tres secciones era considerado un lugar de honor. Esta lucha por la preferencia era una pequeña ambición, pero muchas de las ambiciones de nuestros días son igualmente pequeñas." (McGARVEY)
   b. Esta pequeña colocación alrededor de las mesas llevó a Jesús a enseñar una lección usando una parábola...

   B. LA PARÁBOLA MISMA...
1. El escenario es una fiesta de bodas, un evento social común en aquellos días Luc 14:8
2. Jesús advirtió en contra de sentarse en el mejor lugar – Luc 14:8b-9
   a. Alguien más honorable podría haber sido invitado
   b. Cuando llegaron, el que convidó le pediría que se moviera
   c. Con vergüenza Usted tendrá que moverse al último lugar (¡probablemente el único lugar libre!)
3. En vez de eso, Él les aconseja sentarse en el último lugar, - Luc 14:10
   a. De esa manera, el huésped vendrá y te dirá "Amigo, sube más arriba"
   b. Así en vez avergonzarte, por haber intentado sentarte en el mejor lugar, Usted recibirá gloria entre aquellos que se sentaron a la mesa con Usted
4. Jesús concluye entonces con esta máxima: "Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido." – Luc 14:11
   a. Una "máxima": Un principio fundamental, un principio general, o regla de conducta
   b. Fue una de las favoritas del Señor
      1) La usó en la parábola de "El Fariseo y el Publicano" – ver Luc 18:14
      2) Dicha cuando enseñó a Sus discípulos a no ser como los escribas y los fariseos – ver Mt 23:6-12
   c. Es encontrada en el Antiguo Testamento – ver Sal 18:27; Prov 18:12; 29:23
   d. Y repetida en el Nuevo Testamento – ver Sant 4:6; 1 Ped 5:5

[Recuerde que esto es una parábola; el propósito de Jesús no es sólo enfocarnos en la historia (en este caso, el consejo sobre como comportarse en las fiestas de boda), sino en el concepto principal ilustrado por la parábola.

Con esto en mente, he aquí algunos pensamientos en relación a...]

II. LA PARÁBOLA APLICADA

    A. APRENDEMOS DEL PELIGRO DEL ORGULLO...
1. Un hombre sabio escribió:
   a. "Antes del quebrantamiento es la soberbia, Y antes de la caída la altivez de espíritu." – Prov 16:18
   b. "La soberbia del hombre le abate, Pero al humilde de espíritu sustenta la honra." – Prov 29:23
 2. El peligro del orgullo no es sólo en el aspecto social (como el visto en la parábola), ¡sino en nuestra relación con Dios!
   a. El Señor aborrece el orgullo – Prov 8:13
   b. Es deshonra para el hombre – Mr 7:21-23
   c. Es del mundo, no del Padre – 1 Jn 2:15-17

    B. APRENDEMOS LA IMPORTANCIA DE LA HUMILDAD...
 1. El Señor bendice al humilde – Sal 25:9; Prov 3:34
 2. La humildad es una señal de sabiduría – Prov 11:2
 3. A la humildad precede el honor, como la arrogancia viene delante de la destrucción – Prov 18:12; ver 22:4

    C. ENTONCES, COMO DISCÍPULOS DE CRISTO PERMITAMOS...
1. Ser vestidos con humildad – Col 3:12
2. Ser humildes delante de Dios – 1 Ped 5:6
3. Ser humildes en nuestro trato con nuestros hermanos en Cristo – Fil 2:3
4. Ser humildes en nuestro trato con aquellos que nos rodean, aun aquellos que se nos oponen – Tito 3:2; 2 Tim 2:24-25

CONCLUSIÓN

1. Por medio de esta parábola sencilla, Jesús nos ha enseñado una verdad más importante: ¡la necesidad de ser humilde en nuestra relación con Dios y con aquellos que nos rodean!

2. La humildad no es una gracia popular en nuestra cultura...
   a. Es considerado por muchos un signo de debilidad
   b. Las personas temen que serán pisoteadas por otros

3. Pero debemos recordar que Dios está observando, y Él es quien dijo:

   Porque así dijo el Alto y Sublime,
   que habita la eternidad, y cuyo      nombre es el Santo:
   "Yo habito en la altura y la         santidad, y con el quebrantado        y humilde de espíritu, para hacer    vivir el espíritu de los humildes,
   y para vivificar el corazón de los    quebrantados." (Isa 57:15)

4. Si deseamos que el Señor habite con nosotros, entonces caminemos humildemente delante de Él, como escribió Miqueas...

   Oh hombre, él te ha declarado lo      que es bueno, y qué pide Jehová de    ti: solamente hacer justicia, y      amar misericordia, y humillarse      ante tu Dios (Miqueas 6:8)

¡Dios podría darnos la gracia de caminar así delante de Él!

 
 

A un índice